lunes, 5 de enero de 2015

¿Qué son los domicilios fiscales?

El concepto de domicilio fiscal se refiere al lugar en donde habita una persona, ya sea de manera física o moral, es decir, haciendo uso de ella como una residencia legítima o para establecer algún negocio. Se le denomina con el adjetivo de fiscal, debido a que el propietario o titular de dicho sitio, está sujeto al pago de los impuestos correspondientes con la institución tesorera de la ciudad en donde habita.


Todos los domicilios fiscales que se consideren de esta forma, están registrados ante los establecimientos que se hacen cargo de la recaudación de capital como tales.
Así mismo, se considera que dichos domicilios pueden dividirse en dos tipos como hacíamos mención al principio de este artículo:


•Domicilio fiscal de persona física. Que no es más que la casa en donde el individuo vive de manera convencional, ya sea acompañado o soltero.
•Domicilio fiscal de persona jurídica o moral. Se refiere a la zona que se utiliza para el desempeño de actividades laborales o que formen parte de asociaciones.
Por supuesto, es importante señalar que todas las personas independientes se encuentran en el deber de dar de alta sus domicilios fiscales, ante la organización tributaria correspondiente, que puede llevar a cabo las investigaciones pertinentes para asegurarse de que el lugar en efecto, funge de esa manera para la persona en cuestión.

En caso de que se efectué algún cambio, como la mudanza de un sitio a otro, esto también deberá notificarse lo antes posible, con el objetivo de evitar complicaciones estatales más adelante.
Un domicilio fiscal puede agruparse a su vez, en varias categorías dentro de las que se encuentran la de legal, voluntario o real, múltiple y contractual o convencional, dependiendo del vigor de algunas leyes que pueden aplicar de formas diferentes, en distintas regiones.

0 comentarios:

Publicar un comentario